7 de noviembre de 2012


Por un momento cerré los ojos
y me sumergí en el recuerdo
olvidando curarme las heridas.
Aquella persona- la máscara
es ya máscara de nada.
En situaciones vuelve y baila en algún lugar de la memoria,
pero ya todo está deconstruido.
Ahora juego en un juego sin reglas establecidas
aprendiendo, en cada momento,
que hay que vivir sin esperar.
Mientras tanto me dices que vuelva a renacer contigo
y hoy me veo capaz.

6 comentarios:

Verónica C. dijo...

Hay quien dirá que vivir sin esperar nada no es vivir, que hay que tener ilusiones y todo eso, pero los sabios dicen que hay que vivir sin apegos, sin deseos.

Y la coherencia dice que cuanto menos esperes más libre eres.

Juan Antonio dijo...

Mola deconstruir.

dijo...

Lo bueno de esto es que tu decides cómo y cuándo jugar.

Sístole dijo...

Qué bueno que renazcas, que renazcas al lado de quien quieras y te lo pida, pero que sobre todo renazcas contigo, y para tí.

Respecto a Simon, sí, propone vivir. Hacer eso que desees, hacerlo aun con miedo, o mejor sin él. Y habla de cosas nuevas, de su tierra, de las muchas otras que ha visitado, de las cosas que ha hecho...
En fin, siempre da que pensar todo eso...En eso pensaba tras su encuentro y sobre eso escribí, para no olvidar que puedo decidir no hacer o hacer, pero que mi consejo para mí es hacer.
En esas estoy.
Aquí te dejo a este malagueño que le cantó a mis oídos anoche mismo:

http://www.youtube.com/watch?v=R5J1C02BSD0

Sístole dijo...

por cierto, Simon no es camarero así que sí nos hará falta una.

Felipe dijo...

Esa máscara aparece cada vez que olvidamos curarnos las heridas, cerramos los ojos y sin esperar seguimos adelante con ese basto recuerdo.