10 de enero de 2013


La vida es un juguete
que se arma
y (te) desarma.
Arrojé aquel escudo entre las sábanas de la última cama
donde nos alojamos para hablar entre miradas,
para contemplarnos en palabras.
Destruí, después de la estancia,
cualquier hilo que a ti me uniese,
derribe palabras y formé cenizas junto con el desmoronamiento
de aquel encuentro sin fin (ni comienzo).
Anunciaré: todo lo vivido fue mentira,
descolócate y elogia el pasado,
porque jamás regresará(é) de nuevo.

5 comentarios:

Sístole dijo...

Y el público vuelve a ovacionar.
Esto es un no parar.

Juan Antonio dijo...

Un lego terriblemente complicado del que además nos faltan piezas.

Besos.

Verónica C. dijo...

Teniéndolo tan claro solo quedará el elogio al pasado.

A veces la vida se resuelve así, sin más.

Besos

Ema dijo...

"Todo lo vivido fue mentira".. Es el mayor consuelo que nos queda, si tenemos el coraje de creerlo.

Juan Antonio dijo...

Ein? Falta algo.