1 de junio de 2014

La vida es mía:
actuar sin que realmente
importe el rechazo.

3 comentarios:

José A. García dijo...

De seguro es una mejor actitud que rechazar sin que importe la vida.

Es un buen eslogan, también.

Saludos

J.

Sandra Garrido dijo...

Eso, debe ser una convicción.
Si no dejamos de ser

besos

calmA dijo...


Dogma, bien por ti.

Abrazo