14 de abril de 2014

Enloquezco,
su voz resuena,
sollozo,
respiro por su boca,
el abrazo nos rompe en pedazos
y voceo:
las relaciones son una mierda
y el amor es precioso.
Me convenzo de que su presencia es sombra
y su amor está enterrado
bajo mi piel
en forma de espiral:
que siempre parte
y regresa al mismo punto,
es eterno retorno.

Bachmann  fue precisa:
“Tanto tiempo
ya ha pasado y, sin embargo,
el tiempo no pasa.”

2 comentarios:

Sandra Garrido dijo...

las relaciones son una mierda
y el amor es precioso.

tu los has dicho, yo diría más nosotros hacemos que sean una mierda, somos o complicamos las cosas.

Juan Antonio B. dijo...

Hubo un tiempo de espirales. (Son tan adictivas que hay que estar alerta.)